lunes, 24 de enero de 2011

Nadie los espera


Lo decía ayer Paul Krugman en el New York Times, éramos pocos y con la iglesia hemos topado. Ettore Gotti Tedeschi, experto de la banca vaticana nos alerta contra el excesivo control de los gobiernos sobre la economía. Fíjense que todos pensábamos que, precisamente, el problema era el contrario. Que esta economía de casino se ha ido de las manos a los estados y son incapaces de ponerle freno con sus ataques financieros.

Krugman ha tenido el buen gusto de hacer la broma con uno de los mejores gags de Monthy Python. Ahora ya sabemos que el Vaticano y el mercado van juntos en su tortura para sacarnos todo lo que aún nos queda del Estado del Bienestar. Sus armas más temibles son el miedo, la sorpresa y una eficacia despiadada; ¡ah bueno! y una devoción fanática por los dogmas del liberalismo, o ¿era del Papa?...

Volvemos a entrar.

2 comentarios:

Fet dijo...

Que paren el mundo ya, copón.

The Doll dijo...

uy la banca vaticana, ese oscuro objeto del deseo...
saludos