domingo, 16 de enero de 2011

Rajoy premia a un engendro en Oviedo

El PP ha anunciado unos premios de buenas prácticas municipales en los que se premian a sí mismos, es decir, a los municipios gobernados por los conservadores en los que se pueda destacar alguna cosa. Será cuestión de que hay que repartir según las distintas categorías, el caso es que a Oviedo le ha tocado el de Desarrollo económico y generación de empleo nada menos que por la construcción del "Nuevo Palacio de Congresos Santiago Calatrava". Y ahí se han quedado cortos, porque el edificio del arquitecto valenciano no alberga tal palacio sino un gran centro comercial y numerosas oficinas de la administración autonómica.

Es un premio singular, que reconoce a un edificio al que la revista Architectural Review concedió un galardón bien distinto el año de su construcción; nada menos que el de Engendro del Mes; al que además dedicó este artículo (en inglés, of course) en el que en tono cachondo lo compara con la nave Enterprise y se burla de su nula planificación urbana, de lo mastodóntico de su tamaño y la inadecuación entre sus propósitos inciales y sus contenidos finales. Quizá convenga ver dos imágenes del Calatrava, tal y como se le conoce en Oviedo a pesar de todos los intentos oficiales por potenciar otras denominaciones como Centro de Buenavista o Modoo, sin ningún éxito:




Esta es la bonita infografía que nos revela el plan de un blanco monumento abierto al cielo.





Esta es la realidad, con gruas y todo, de cómo ha quedado encajonado el Calatrava entre las calles de la ciudad, sin espacio, ahogado por el realismo de que se ha construído donde antes estaba el antiguo campo de fútbol del Real Oviedo. (Fotografía de Tauxu2000)



Parte de la historia de nuestro engendro responde al capricho que tuvo un día el alcalde con que la ciudad contara con un edificio de Calatrava, a ver si así crecíamos en renombre; otra parte responde a numerosos intereses inmobiliarios en los que no sería justo otorgar todos los méritos al ayuntamiento --como ha hecho ahora Rajoy-- sino en los que también participó de buena gana el Gobierno autonómico. Muchos de ellos están explicados en Oviedo detrás de la fachada de Miguel Moro, editado por Cambalache y que se puede descargar gratuitamente en pdf.

1 comentario:

Fet dijo...

Hostias. Qué cosa más fea, señora.
¿Calatrava el guapo o el feo?