jueves, 10 de febrero de 2011

Los órganos de B-16


¿Puede el Papa donar sus órganos? Definitivamente no, es la respuesta oficial del secretario personal del Sumo Pontífice; quien explicó esta semana que Ratzinger era donante de órganos mientras era obispo; pero al convertirse en Benedicto XVI su cuerpo "pertenece a la iglesia".

Es curioso; probablemente tenga que ver con el concepto de resurrección de los católicos, que frente a lo que muchos piensa, no es el regreso de los espíritus ni nada semejante, sino una resurrección en toda regla, en cuerpo y alma, con una uña en cada dedo, el apéndice al final del intestino y todo lo demás.

Es por eso con lo que, con frecuencia, sale algún prelado a criticar las incineraciones, que ahora ya no están prohibidas, pero desde luego no las recomiendan.

Debe de ser por cosas así de raras (además de no dejar comulgar a los celiacos con hostias sin gluten entre otras excentricidades, o que la Unesco tiene un plan para volvernos gays) por lo que a cada vez más gente toda esta doctrina le parece ridícula. No por ninguna conspiración general.

No hay comentarios: