viernes, 4 de marzo de 2011

Por qué mola Canción de Hielo y Fuego


Si has llegado hasta aquí con el ánimo curioso por saber algo más de esa saga de libros de la que tanto hablan, o del estreno de la serie de televisión que la HBO prepara para el 17 de abril, no pierdas el tiempo leyendo esto. Mejor corre a la librería más cercana y hazte con los libros publicados hasta el momento, no te arrepentirás.



Al anuncio del estreno de la serie se ha unido esta semana el de que el ansiado tomo A Dance with Dragons llegará el 12 de julio, en inglés, por supuesto, ya veremos qué pasa con la traducción al español. ¿Qué pasa con estos libros de George R.R. Martin?, ¿qué tienen para que tanta gente lleve la cuenta de los días que faltan para la publicación de su último libro, que incluso haya grupos en facebook que temen que la muerte le llegue al autor sin que haya podido terminar la saga?

Lo que pasa es que ha urdido una gran historia, vamos a intentar abordarla sin spoilers. En un mundo imaginario, en el que las estaciones duran décadas por un evento mágico sucedido hace mucho tiempo, asistimos a la disolución del reino unido que abarca el continente de Poniente (Westeros, en inglés). Cuando se inicia la trama, el rey Robert acude en busca de la ayuda de su viejo amigo Eddard Stark; juntos arrebataron años atrás el trono al último de los Targaryen, un linaje que antaño llegó desde otro continente y unió los 7 reinos históricos de Poniente gracias a su superioridad bélica por contar con dragones. Pero los dragones ya se han extinguido y el último de los Targaryen era un loco peligroso. ¿El último? No, dos de sus herederos pudieron huir y desde el exilio planean su vengativo retorno.

A partir de los acontecimientos que se desarrollan en el primer volumen, Juego de Tronos, asistiremos a la disolución de la unidad continental lograda a sangre y fuego por los Targaryen; a un periodo de cruel guerra civil en que las diferentes casas nobles no pararan en traiciones y vilezas para hacerse con el poder y al despertar de un oscuro temor que se cierne sobre el helado norte; el resugir entre rumores del regreso de Los Otros que acechan al otro lado del muro que se edificó para contenerlo y que protegen, ahora muy precariamente, los soldados juramentados de la Guardia de la Noche.

Bueno, ¿y qué? dirá el curtido lector de novela fantástica que no se haya acercado aún a estos libros. Pues que Canción de Hielo y Fuego es diferente; tiene una trama intrincada y de verdad sorprendente; con muchos giros, cambios verdaderamente imprevistos y asesinatos de personajes de esos que estas seguro que vivirán hasta el final. Cuando uno termina el último libro de Martin sabe que ya no puede estar seguro de nada. La saga tiene, además, violencia y sexo, sin tabúes, pero sin gratuidad; y a medida que avanza crece al tratar de abarcar las costumbres de una sociedad feudal --hay muchos torneos y vasallaje--, el resugir de la teocracia y la evolución personal de algunos de los protagonistas.

No es ningún secreto que George R.R. Martin se inspiró en la Guerra de las dos rosas para la guerra civil de Poniente; incluso los nombres de los principales linajes protagonistas (los Stark y los Lannister) se dan un aire a los históricos de York y de Lancaster. La trama de Martin es rica y entrevesada; pero sobre todo es muy poco fantástica. Sí, hay unos dragones, pero todavía están en ello para que regresen y para la mayoría de los protagonistas son un recuerdo de leyenda que ninguno vivió en persona; sí están Los Otros que acechan al norte, pero son una amenaza aún más legendaria, que la mayoría ya ha olvidado y por eso la Guardia de la Noche que defiende el norte contra su regreso vive casi en la miseria. Si alguien viene a echarles una mano será solo para poder usarlos como parte de su estrategia política. Canción de Hielo y Fuego es, salvo en algunos detalles, increíblemente realista a la hora de describir las miserias del género humano.

Esa fantasía en el margen; esa amenaza latente de un tiempo épico que quedó atrás hace mucho y que reaparece de pronto pillando de sorpresa a los protagonistas, es lo que hace de la saga una historia, en cierto modo, crepuscular; y contemporánea. Porque esa es una de las marcas de nuestro tiempo: la incertidumbre y la sospecha de que cosas que pensamos haber dejado zanjadas hace mucho, se apropian de pronto de nuestro presente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buena saga, yo también espero el siguiene tomo,y por supuesto, los demás que le siguen.