sábado, 30 de abril de 2011

Reyes y presupuestos

En Sociological Images me he topado con este vídeo que explica por qué la monarquía británica es un buen negocio para el Reino Unido. Ahí va.




En resumen, recuerda que los problemas económicos del rey Jorge III (el que perdió las colonias que hoy son EEUU) le obligaron a llegar a un acuerdo con el parlamento para, a cambio de saldar sus deudas, entregarles los beneficios de rentas de sus tierras. Algo notable. El cálculo del autor del vídeo concluye que el estado británico gana más con este trato que si tuviera que asignar un presupuesto a su casa real. Y luego añade otros argumentos más viejos como que los castillos, el boato real y el cambio de guardia son unos espléndidos atractivos para los turistas. God save the queen!

Son argumentos bastante discutibles, la verdad, pero quedan para los británicos que, al menos y aunque sean pocos, contaron con una opción para republicanos en la edición digital de The Guardian el día de la boda del principe William.

¿Y España? La Casa Real Española tiene un presupuesto fijado por las Cortes Generales; el de este año asciende oficialmente a 8'4 millones de euros después de solicitar graciosamente que se mantuviera en un monto similar al de 2010 debido a la crisis. Digo oficialmente porque el presupuesto de la Casa Real no incluye gastos como los sueldos de los empleados de la Casa, lo de desplazamientos, mantinimiento de bienes muebles e inmuebles (que corresponden a Patrimonio Nacional) o los vehículos oficiales, entre otras cosas. Según el artículo concreto de la Wikipedia el monto total podría ascender a los 25 millones de euros.

Ya ni hablamos de viajes y encuentros con líderes internacionales por cuestiones "privadas" de las que nadie sabe nada. Las iniciativas en el Congreso para tratar de llevar más transparencia a este presupuesto han sido infructuosas.

Quizá eso vaya mermando poco a poco la popularidad, que es cierta, del rey Juan Carlos I. En el twitter de Metroscopia, al hilo también de la boda real británica, ofrecieron ayer tres datos de opinión:

--77% de los españoles cree que sin el rey la transición a la democracia no hubiera sido posible.

--Los españoles evalúan en 7.3 sobre 10 el desempeño de las funciones del rey Juan Carlos durante los últimos 35 años.

--65% de los españoles cree que la monarquía ha sido útil para la transición democratica pero que con el tiempo cada vez tiene menos sentido.

Hay algo seguro, en todo caso. La monarquía española no es un buen negocio para el Estado español; aunque hayan tratado de copiar el cambio de guardia, porque lo cierto es que el turismo (que es un sector clave de la economía española) no le debe nada a la monarquía, salvo al rey sol, ese entorno al cual orbita el planeta, no el de Francia, por supuesto.

No hay comentarios: