jueves, 14 de abril de 2011

Salud



Habrá quien hoy mire esta fecha con nostalgia, o con esperanza. No soy muy amigo de las efemérides, aunque esta suela celebrarla de vez en cuando.

Pese a todo, pasan algunas cosas en este 14 de abril de 2011 que sí merece la pena detenerse a valorar un momento. Hoy, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha legitimado los conciertos educativos para los colegios que segregan por sexo. No sé en otras comunidades, pero en Asturias son dos colegios religiosos que, por mucho que quieran disfrazar esta separación con teorías pedagógicas, no lo hacen por otros motivos que extraños dogmas.

También hoy, en Madrid, se ha prohibido una procesión atea que tenía el propósito confeso de burlarse de las religiosas, y se ha impedido precisamente por ese argumento. Y por el daño al turismo, creo. Aún esto podría discutirse (mucho, la verdad), pero no alcanzo a comprender qué problema hay en burlarse de la religión, cuando la religión, en España la católica principalmente, se burla a diario de los derechos civiles.

Más que tener rey o no, que también, la II República significó sobre todo un impulso a la educación universal y la enseñanza de valores de libertad para todo el mundo. Desde luego, aún no he conseguido que me expliquen por qué es mejor tener un jefe de estado por derecho de nacimiento que uno que pueda votar la gente. Pero además, y sobre todo padeciendo como padecemos una crisis económica que más allá de sus evidentes causas financieras es también un problema de falta de civismo, de nulo interés por la justicia social más mínima, y una enorme carencia de aprecio por la meritocracia que ha aupado a los que prefieren dar un pelotazo de hoy para mañana antes que crear verdadero desarrollo; pues no sería malo replantearse lo que simboliza esa república.

Salud.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué guapu, Lordo. Munches gracies.

Magapola dijo...

Espero que una vez muera el Juan CArlos, se decida tocar de una vez la Constitución. O tal vez deberemos esperar a que el Constitucional decalre inconsticional el matrimonio gay, que me lo estoy viendo, yo qué sé. En este país no se mueve nadie. Rabia.