viernes, 20 de mayo de 2011

No es igual



Las movilizaciones del 15M sorprendieron a todo el mundo, incluso a los participantes porque fue ese día cuando se vieron los unos a los otros, que eran, si no muchos, desde luego lo suficientes; y decidieron quedarse.

Totalmente descolocados, desde luego, se han quedado los partidos y los periodistas, sobre todo los más veteranos. Siendo como es una protesta que destaca su oposición al bipartitismo y dado que que el PP está en la cresta de la ola y sus votantes están absolutamente movilizados, parece que el partido del Gobierno sería el más perjudicado. Fernando Garea lo ha visto así.

Y, sin embargo, no ha sido el PSOE quien ha dado muestras de pánico sino el PP, ¿por qué?

Los conspiranoicos, sobre todo entre la prensa carca, ya han lanzado su nueva versión del complot judeomasónico con Rubalcaba a la cabeza o, por qué no, con la república por si cuela.


También Cascos, en Asturias se ha apuntado a esa idea. ¿Por qué pasan siempre estas cosas en vísperas de elecciones? Se preguntan (ya dispuestos a dar una explicación esotérica). Lo más probable, sin embargo, es porque solo en estos días los partidos están realmente pendientes de los electores y, desgraciadamente, el resto de la legislatura pasan olímpicamente de la gente.

¿Azuza la carcundia los complots, los insultos y la demonización de las protestas para movilizar aún más a su electorado? Quizá sí. O quizá se están poniendo una venda antes de la herida; si los resultados del 22M no son todo lo espectaculares que debieran ser (porque han prometido arrasar, no solo ganar aquí o allí, sino arrasar, y luego todo lo que sea menos parecerá poco). O quizá si el movimiento madura y se prolonga hasta las elecciones generales sientan que sí les pueden poner en un apuro.

Hay algo cierto, el 15M es un movimiento no jerárquico y espontáneo. Esa es su virtud y también su desgracia porque hay muchas sardinas para arrimar a tan poca ascua y todo el mundo trata de sacar tajada a su manera. Hay un dogma que corre de que todos son iguales y es lo mismo. Es falso. No es igual el que se ha quedado pasmado pero dice que escuchará, que quien ha entrado en pánico y dice que hay que solucionar esto a toletazos. No es lo mismo, claro que no.

2 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Me siento rara y sucia con respecto a esto, Lordo :(

Evitadinamita dijo...

Pues no veo por qué, doña Pitu. Si usted estuviera aquí, pasando unos días en Lanzarote con moi, vería que no en todos los sitios es como en #acampadasol... Mire lo que dice la sátira insular por excelencia:
http://www.elagitador.com/?p=1196
Afortunadamente, la cosa evoluciona bien a nivel nacional. Pero los organizadores de aquí no han entendido nada. Yo voy a bronca diaria en el FB con uno de ellos. Lo de la horizontalidad y lo de dejar a un lado los propios intereses y los protagonismos peronales, no lo pillan. Y ya si le cuento lo que pasa dentro de la liada en la que me he metido, se cae de culo...
Guaaaapaaaa ^_^
Muy bueno el post, Lordo, totalmente de acuerdo, con algún matiz al final. Porque, si bien es cierto que no son iguales, yo no esperaba menos de ese distanciamiento. El más digno, para mi, Patxi López, que ha hablado sin tapujos de revisar la ley electoral, aunque sean sólo palabras.