lunes, 6 de junio de 2011

22M All your base are belong to us


Es un meme viejo, el de All your base are belong to us, quizá por eso uno de los más simpáticos, quien no lo conozca puede indagar toda su historia aquí. En resumen se trata de una frase mal traducida del japonés al inglés que, cuando quería decir todas vuestras bases nos pertenecen, o están bajo nuestros control, da como resultado una hilarante traducción literal que en español podría sonar algo así como todas vuestras bases son pertenecen a nosotros.

Tal demoledora conquista es el resultado de las últimas elecciones municipales y autonómicas en las que la práctica totalidad de los gobiernos de las comunidades han pasado al PP y parece bastante evidente que también ocurrirá el año que viene con el Ejecutivo central. Todas las bases les pertenecerán a los conservadores bajo la égida de Rajoy, acumularán tal poder, tantos resortes estarán en sus manos, que debe de sentirse algo de vértigo ante la responsabilidad de saber que por fin tendrán las manos libres para acabar de una vez con la crisis, esa que se debe únicamente a la falta de confianza en ZP y que los populares nos han prometido que remediarán porque sí.

O no, quizá la magia no sea tan efectiva después de todo, y por eso, antes de que se formen los parlamentos regionales, antes de que se haya realizado ningún traspaso de poder, sin conocer siquiera cómo están dispuestas las sillas en una sola consejería; en Castilla La Mancha ya han adelantado la venda que curará futuras heridas: la herencia socialista nos ata sin remedio, no es posible hacer nada, será preciso recortar hasta los miembros sanos para salvar todo el cuerpo. Y eso que son cuentas sacadas de las orejas como un conejo de la chistera, tal cual.

Y eso que Rajoy se ha pasado media legislatura sugiriendo que los recortes de ZP eran del todo innecesarios, sugiriendo digo porque lo que es él, decir no dice mucho. Otras veces ha sugerido que eran recortes insuficientes. El caso es que el PP nos adelanta que tendremos el estado del bienestar que podamos pagarnos, quizá del tamaño de la cuenta de un estado africano, pero será culpa del malvado ZP; a nosotros no nos mire.

El relato socialista de la su gestión de la crisis narra el siguiente cuento ideal. El PP gestó la burbuja inmobiliaria que a nosotros nos estalló en la cara en plena crisis financiera internacional; contra viento y marea defendimos derechos sociales y laborales hasta que la presión de los mercados nos obligó a ceder para evitar una quiebra forzada por ataques especulativos. Los sacrificios dictados por ZP han salvado a España de un rescate como el que han sufrido Grecia, Irlanda y Portugal.

Como todos los mitos este relato tiene parte de verdad y de fábula; hay una cosa cierta. No todo el mundo ha sido igual de leal a la hora de luchar porque el país no tuviera que recurrir a un rescate. En los últimos años ha habido rumores interesados de toda jalea; los más antiguos se hacían eco de diarios sensacionalistas que incluso decían que se desconfiaba de la moneda aquí acuñada; como si pudiera distinguirse un euro por denominación de origen. Todo ha valido; y el caso es que sí hay gente que ha deseado los efectos secundarios de un rescate. La patronal, al romper la semana pasada la negociación sobre convenios colectivos, llegó a plantar ante los sindicatos las jugosas condiciones que incluía el plan del FMI para Portugal, con muchos recortes laborales. No todo el mundo pierde en una quiebra, hay gente que puede ganar mucho.

El PP ha recibido un masivo respaldo en las urnas pero pretende ahora escaquearse de la responsabilidad que conlleva gobernar, ha previsto un plan para culpar a sus antecesores de todos los ajustes. Todas las bases les pertenecen, parece. ¿O van a pertenecer a otros? ¿quién se beneficiará de las privatizaciones? ¿quién se frota las manos pensando en recoger los frutos de la desgracia general de la ciudadanía?

No hay comentarios: