sábado, 18 de junio de 2011

Duernu y plumas


Realmente FAC ha traído nuevas prácticas al Parlamento asturiano. Nunca había sido necesario hacer públicas las actas de un encuentro de la Junta de portavoces para desmentir las falsas acusaciones de un diputado. Novedoso es, virtud ya no tanto.

Nadie pidió jamás comprar un nuevo Phaetón para la Junta y, sin embargo, como carro maldito que es en su origen mitológico, se trata de una calumnia que muchos darán por cierta pese a todas las pruebas. Para rizar el rizo, su diputado Álvarez Sostres añadió que había un pacto más, forjado en Ferraz con el alcalde de Oviedo para darle la presidencia a los socialistas. El PSOE ya ha dicho que no presentará candidato; es otra falsedad que se desmentirá en unos días. Poco importa, la estrategia de FAC es recurrir a la conspiración del fabuloso pacto del Duernu cada vez que no se le arregle algo; a pesar de que ha pactado (sin fábula) en Gijón, concejo que alberga a la cuarta parte de la población de Asturias, y otros cinco municipios con el PP. “A cambio de nada”, aseguran y hay que creerlo, pero para los demás tiran de sus particulares Protocolos de los sabios de Sidrón. Es un cuento viejo el que explica que la única penitencia de la calumnia es sacar todas las plumas de una almohada y luego tratar de volver a reunirlas, es imposible. Seguramente FAC pretende mantener esta táctica un año hasta que sea posible convocar nuevas elecciones que le den una mayoría más holgada, y quizá tenga éxito. ¿Pero es esto, en estos tiempos, lo que se merece Asturias?

No para cualquiera (18-06-11)

No hay comentarios: