sábado, 4 de junio de 2011

El culo blanco



Nadie que conozca a Gonzalo Anes o a Luis Suárez puede extrañarse del resultado polémico del diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia; en realidad han puesto en un tomo de lujo lo mismo que llevan décadas diciendo en artículos y entrevistas en la prensa. Quizá ellos sí se han sorprendido de una reacción tan escandalosa. No tienen costumbre, la RAH, como el Ridea a nivel asturiano, es una institución cerrada, anquilosada y endogámica. El mayor despropósito es que dependa del Ministerio de Cultura cuando debería ser competencia de Asuntos Sociales; es un centro de día de élite en el que sus ancianos miembros, en vez de entretenerse jugando al dominó y al tute cabrón, hacen informes y ensayos.

O quizá sí que tengan sólidas razones para sentirse sorprendidos; al fin y al cabo, cuando ambos salen de casa por la mañana, siguen caminando por las mismas calles de antaño, que llevan los nombres de generales, coroneles y capitanes que ganaron la Guerra Civil; Franco sigue luciendo en medallones y estatuas y tiene que resultarles de lo más cotidiano. Es más, no hace ni un año que cuando un juez se dispuso a investigar, con errores y aciertos, los crímenes que hubieran podido cometerse durante la dictadura, terminó directamente en el banquillo acusado por uno de los partidos que fue la columna vertebral del Movimiento. La resistencia antifranquista se quedó en cantarle que tenía el culo blanco, pero ellos siguen con sus posaderas cómodamente asentadas en las instituciones.


No hay comentarios: