martes, 21 de junio de 2011

Pulpo y barco


Aceptemos pulpo como animal de compañía. El relato socialista de la crisis sostiene que, en realidad, se fraguó con la especulación inmobiliaria fomentada por los gobiernos del Partido Popular, una burbuja del ladrillo que estalló en el peor momento, en plena depresión financiera mundial con sus rebajas de crédito y una especulación contra la deuda que ha obligado, a su pesar, al Gobierno a tomar graves medidas de recortes sociales para evitar un mal mayor que hubiera derivado en la quiebra del país y su rescate. Como todos los mitos, éste tiene su parte de verdad y de cuento edulcorado; pero eso es indiferente. ¿Y qué? Aunque toda la crisis se pudiera explicar por esos motivos y la socialdemocracia se encuentra ahora con que les toca pagar los platos rotos, poco ha hecho en estas décadas para cambiar los males del sistema, ha apostado por avanzar en derechos civiles sin tocar al poder económico y ahora le devora por su desidia. Si siguiera este camino, en el futuro le tocaría volver a comerse los marrones que vendrán en el mercado global, porque vendrán más.

Aceptemos también barco como animal acuático; la tesis de la derecha es que el sistema funciona y el libre mercado es un primor que crea oportunidades para todos. ¿De verdad creen que es liberal un modelo en el que una casta de ejecutivos vive de rentas millonarias por la especulación mientras se ahoga la economía productiva? ¿donde se premia al que fracasa y defrauda y se castiga al que cumple la ley? ¿de verdad defienden todo esto?

No hay comentarios: