miércoles, 27 de julio de 2011

Estafadores de marca


Que Sanidad haya apostado por impulsar que los médicos tengan que recetar necesariamente medicamentos por su principio activo, lo que se conoce por genéricos, en vez de por una marca comercial es un reflejo de nuestra época. Al comenzar la crisis económica, los supermercados vivieron un auge de las llamadas marcas blancas, tanto fue así que algunos productos se anunciaban con el sello de que no fabricaban para otros distribuidores, pero en internet se podía seguir la pista de cada producto, si determinada galleta o litro de leche se vendían aquí o allí con una diferencia de precio considerable que solo se explicaba por la etiqueta. Fue Naomi Klein en No Logo la que señaló con precisión que el capitalismo actual no se basa en la venta de productos físicos sino en marcas que se asocian a sensaciones; un pantalón no solo cubrirá nuestras piernas sino que nos hará ser vistos como rebeldes juveniles; una cerveza no solo sacia nuestra sed sino que nos trasladará a las islas del Mediterráneo con sol siete días a la semana.

Nuestra crisis es una gran estafa no solo porque sus causantes se siguen enriqueciendo a costa de los demás sino porque su modelo económico es un castillo en el aire. Hay médicos y farmacéuticos que se han opuesto a esta medida; aguardamos un argumento científico. Aunque quizá sea mucho pedir para un colectivo en el que aún hay gente que se niega a vender preservativos por razones morales; o que ampara boticas en las que se venden productos homeopáticos. Más estafadores.

No para cualquiera (26-07-11)

No hay comentarios: