sábado, 16 de julio de 2011

Hijos y comercio


Asturias es la comunidad con la tasa de la natalidad más baja y la más alta de mortalidad, así que tomar medidas para detener el descenso demográfico parece que es una prioridad evidente para la nueva administración. Otra cosa es cómo se haga, ahora se ha anunciado un cheque bebé de 2000 euros que necesariamente deberá destinarse al comercio asturiano. Pero lo cierto es que este tipo de incentivos son bastante cuestionables; para favorecer que la gente se anime a tener descendencia lo mejor es fomentar la estabilidad laboral y la perspectiva de poder criar a los hijos sin padecer precariedad porque es un asunto para muchos años. Los fondos del similar cheque de ZP bien pudieron haberse usado en crear una buena red de guarderías públicas para ayudar a los padres, mucho más útil que repartir dinero. Además, puestos a añadirle el matiz proteccionista de tener que gastar los cuartos en el comercio astur, ¿por qué no ir más allá y limitarnos a productos con denominación de origen? Jerseys sólo de lana de oveya xalda; en los biberones nada más que leche del país. Fuerza Asturias.

Ya criados y abrigados no es asunto menor cómo educaremos a los hijos. Todo es mejorable, pero el sistema educativo público asturiano tiene datos mejores que los de otras comunidades, sus alumnos superan en excelencia a los de la concertada o la privada y, sin embargo, se quieren trastocar los modelos; que las escuelas compitan entre sí como empresas. Pero la educación es un derecho, no un negocio. No comercien con nuestros hijos.

No hay comentarios: