domingo, 3 de julio de 2011

Lo literal

Hace tiempo cundió la moda de reelaborar en Youtube varios vídeos musicales más o menos clásicos o populares pero en su versión literal; es decir, dado que en muchas ocasiones las imágenes que acompañan a las canciones no tienen nada que ver con la letra, los nuevos versionadores quisieron darle un poco más de coherencia al conjunto cambiando la canción para que describiera fielmente lo que estamos viendo. El más conocido y, probablemente el más logrado, de todos estos vídeos es la versión literal de Take on me de A Ha.



Lo literal se ha vuelto revolucionario en un tiempo tan marcado por los clichés, por los lugares comunes. En periodismo suele caerse el latiguillos tópicos como "marco incomparable", "catátrofe humanitaria" y cientos más, además de la terrible práctica (en la que yo también he caído, lo confieso) de hacer titulares que son juegos de palabras respecto al título de una película. Ahora bien, ¿y si lo que es un cliché es la misma manera de contar las noticias, el mismo montaje de una crónica televisiva no es en sí un estereotipo? En la BBC creen que sí y lo demuestran con una crónica literal:



No hay subtítulos de este vídeo pero viene a mostrarnos cómo prácticamente todas las noticias de televisión se muestran igual, con el presentador avanzando hacia nosotros mientras camina por las calles, con imágenes de transeuntes a los que no vemos la cabeza, con imágenes congeladas que servirán de fondo para la exposición de un gráfico. Hasta con un tipo en la cocina de su casa que hará "humana" esta información contado su caso personal. Los esterotipos son tan obvios en la industria por antonomasia del cine, la de Hollywood, que en Cracked, urdieron este falso trailer (también con una narración literal de lo que estamos viendo) y que sirve de manual para consequir un Oscar. Uno por lo menos:



Pero, seguramente, donde los clichés viven a sus anchas es en el mundo de la publicidad; más en un momento del capitalismo en el que hace décadas que los anuncios no tratan de vendernos un producto tanto como de vendernos un espíritu, una imagen. Lo que podremos parecer si compramos ese producto. Resulta demoledor en este sentido, el ataque literal a los tópicos publicitarios que muestra este anuncio de tampones para chicas:



Porque se trata de una mujer de ambiguos rasgos raciales (para llegar a un mercado más amplio), hermosa y joven que te ofrecerá esta determinada marca porque "viste pantalones blancos" y "tu desearías ser yo".

En muchas ocasiones saltarse los tópicos puede ofrecer algo nuevo y provocador, a veces se considerará algo "políticamente incorrecto", en muchas ocasiones planteándonos la disyuntiva de tener que elegir entre la libertad de expresión (que garantice el derecho incluso a decir sandeces) y la protección que merecen colectivos y personas individuales contra insultos, degradaciones o prejuicios. A veces está bien; pero quizá estos vídeos son una muestra de que, otras veces, lo literal, la mera descripción de los esterotipos sobre los que se edifica un discurso, puede ser mucho más revolucionario, más útil para desenmascarar sus falacias.

No hay comentarios: