sábado, 13 de agosto de 2011

El lado de Dios


En unos días estará con nosotros de nuevo el Sumo Pontífice de Roma. La última vez que vino dijo en el avión que se dirigía a un país arrasado por el anticlericalismo rancio, de los años 30, dijo. Después, para confirmar este diagnóstico tan certero, fue recibido en el aeropuerto por los príncipes de Asturias y las autoridades cedieron temporalmente al Vaticano la soberanía de parte del casco antiguo de Santiago de Compostela. Peor que adentrarse en territorio comanche, no me lo nieguen. Pero como es un intrépido, Benedicto XVI regresa a esta tierra hostil para encontrarse con sus seguidores en Madrid, donde se les ofrece transporte gratuito y alojamiento en colegios públicos.
Resulta también que en estos días es noticia la hambruna en Somalia, y a los muy demagogos les da por salir en los telediarios minutos después de las noticias sobre esta visita del obispo de Roma, qué tendrá que ver que cueste el acto de la juventud más de 60 millones de euros con lo que pase en el cuerno de África. Centrémonos en que aquí se permite casarse a los homosexuales y divorciarse a todo el mundo, piensen en los bebés que no llegan a nacer por el aborto mientras olvidan a los que mueren en la huida de la sequía, que lo que es nacer ya nacieron.
De verdad que no pueden establecerse relaciones entre ambos sucesos. Si usted quiere donar dinero para Somalia, el banco le cobrará una comisión; pero si una empresa colabora con la visita del Papa logra exenciones fiscales. Está claro de qué lado está Dios.



No para cualquiera (13-08-11)


No hay comentarios: