sábado, 20 de agosto de 2011

Merkel VII, la deseada


Se cuenta como una metedura de pata de Zapatero la vez que dijo que Ángela Merkel era una fracasada; aunque lo cierto es que tenía razón. Claro que entonces lo dijo por un motivo equivocado; la canciller no había logrado la mayoría suficiente para formar gobierno en su primera legislatura y se abrió a una gran coalición con los socialistas alemanes.

Merkel ha sido un modelo para los conservadores patrios, idealizada como una política fuerte que lidera un estado que crece en medio de la crisis. Pero el demonio está en los detalles, y la canciller sufre derrota tras derrota en elecciones regionales; mientras que la economía alemana se estancó en el último semestre y creció una décima menos que la española. Y mientras la Unión Europea se desintegra al paso de su dogmático rigor presupuestario. No lo dicen envidiosos latinos del sur que no saben ahorrar, son palabras de Helmut Kohl y de Jacques Delors. En este camino se ha opuesto a la creación de los eurobonos que acabarán por llegar; pero lo contrario de tarde no es nunca, sino demasiado tarde.

Merkel es para Europa lo que Fernando VII fue a España, una losa que lastró al país por siglos. Su última propuesta es la de introducir en las constituciones el límite de déficit. Aquí la reforma se ha retrasado por otras cuestiones, pero esa seguro que se logra. No lo dudo; hasta incluso como es nuestra tradición, la norma tendrá un apartado para hacer excepciones en los gastos relacionados con eventos de la iglesia católica. Por su notorio arraigo.


No para cualquiera (20-08-11)

No hay comentarios: