jueves, 4 de agosto de 2011

Otra cosa



Después de que Zapatero anunciara el adelanto electoral al 20 de noviembre la prima de riesgo volvió a dispararse hasta superar los 400 puntos. Vaya, así que resulta que el problema quizá no es tanto una cuestión de desconfianza hacia el presidente sino otra cosa. De hecho Italia, que no tiene un gobierno socialdemócrata precisamente, está en las mismas. Ayer, Cristobal Montoro sugirió que el Ejecutivo debería adelantar aún más los comicios como si esa fuera la solución; pero lo cierto es que, a medida que nos acerquemos a las urnas, habrá que ir cambiando el argumentario; una pizca de mala herencia recibida y algo inestabilidad internacional, algo que ayude a explicar esta decadencia, lo que sea con tal de no reconocer los verdaderos problemas.

Los estados viven sujetos a los vaivenes de la especulación sobre su deuda en manos de unos mercados globalizados imposibles de gobernar; hay otra solución para financiarse y es volver a sufragar las arcas públicas con tributos, una fiscalidad progresiva en la que debe perseguirse ferozmente a los evasores y a sus paraísos. No se logrará mientras se toleren modelos legales de evasión como las SICAV o mientras la práctica totalidad de la recaudación de impuestos se centre en las rentas del trabajo. Así es, según los técnicos de Hacienda pensionistas y trabajadores declaran de media más que los empresarios, en lo que llaman un “fraude masivo y estructural”. Eso, y que tengamos una cuarta parte de nuestro PIB en la economía sumergida, eso es insostenible.

No hay comentarios: