martes, 6 de septiembre de 2011

Giros y sortilegios


Se alarga la crisis y para explicar los ajustes siempre se recurre al mismo mantra, “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, ya, ¿pero quiénes? Paul Krugman suele burlarse de quienes acusan de despilfarradores a los gobiernos de países (como España) que hoy sufren más acoso de los mercados. Lo hace con datos en la mano, lo cierto es que cuando comenzó la recesión, España acumulaba varios años de superavit en las cuentas públicas; y aún hoy la deuda pública es mucho menor que la de Gran Bretaña o Alemania. El problema español es la deuda privada. Cuando nuestro futuro presidente Mariano Rajoy nos dice que las administraciones deben comportarse “como las familias” no solo hace demagogia populista sino que se equivoca de plano. Nuestro problema es cómo se han comportado las familias. Claro que Rajoy ha comenzado a girar en su discurso, durante los últimos años la crisis era una responsabilidad exclusiva de ZP y la falta de confianza que decían que generaba. Con su marcha todo se arreglaría. Pero ya no, el sábado Rajoy nos advirtió que no hay “varitas mágicas” para remontar la economía, y eso que lleva años presumiendo de tener tal bastón de sortilegios. La política de ajustes no funciona (hasta la bolsa volvió a estrellarse tras la reforma constitucional) y puede que pronto se gire desde Europa a una política de estímulo. Rajoy entonces podrá reconvertirse en un repartidor de dádivas, aunque sea lo contrario de lo que ha defendido. Pero si es así, el ridículo del PSOE será mayúsculo.

No hay comentarios: