martes, 27 de septiembre de 2011

Otros santos


Mientras hosteleros y comerciantes de Madrid aún hacen balance de sus cuentas por la visita del Papa en las JMJ, reducida a evento comercial, en Asturias aconteció el fin de semana un auténtico hito religioso. Fue en Pandiello, en el concejo de Cabrales, cuando los vecinos, molestos con el sacerdote que quería cobrar la totalidad de la subasta del ramu, decidieron montar la procesión por su cuenta y fabricaron su propio Santo Tomás con una silueta de madera y un recorte de papel.

Monoteísmos más estrictos suelen reprochar al catolicismo su devoción por vírgenes y santos que acaba terminando en idolotría, ¿qué Santo Tomas es el auténtico en Pandiello? ¿el que se quedó encerrado en la ermita o el que manufacturaron por su cuenta los vecinos? En otros tiempos tal herejía se podría haber saldado con unas cuentas hogueras en Cabrales pero hoy tendremos que debatir sosegadamente este asunto teológico fundamental.

En la actualidad se celebran fiestas religiosas solo de nombre (que ya me dirán quién se acuerda de San Mateo en los 10 días de folixa en Oviedo) pero no es el caso de Pandiello que ha hecho un paradójico protestantismo de santos, infiel a Roma o a la sucursal en Oviedo. ¿Llamarán paganos a los de Pandiello por no haber querido pagar diez veces el diezmo de esta fiesta? ¿Qué dirá nuestro arzobispo Jesús Sanz Montes? Porque la verdad es que también él tiene los ídolos extraviados, y ya sabíamos que era franciscano, pero día a día nos llama a la devoción de otro Francisco que no es el santo.

1 comentario:

Rober dijo...

Alucinante lo de pretender cobrarlo todo. Ellos mismos fomentan que la gente se aleje de la fé con sus actitudes -lamentablemente, esto no es lo peor que han hecho-.

Aún recuerdo cuando hace unos años, en un pueblo de aquí, un vecino dio la misa por discrepancias con el cura jaja.

Que no se diga que los asturianos no somos capaces de solucionar lo que se ponga delante. Lo mismo hacemos un santo que damos una misa.