jueves, 8 de septiembre de 2011

Tus muertos, Moriyón


Lo llamativo de la decisión de la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, de anular el convenio para la investigación de fosas comunes es la explicación para esta reducción de gastos. No es algo “útil” ni “prioritario”. No se puede decir que sea un gran ahorro, 12.000 euros son calderilla para un ayuntamiento de 250.000 habitantes; se trata más bien de un gesto (toda la acción política de FAC se reduce, de momento, a gestos) pero ¿qué gesticulación es esta? Supongo que quiere decir que sacar a los muertos de una cuneta para enterrarlos dignamente, conocer sus nombres, es algo irrelevante. Al fin y la cabo llevan criando malvas desde hace más de 60 años. Es algo del pasado, ¿es eso, no? Curioso porque la misma Moriyón se mostraba “avergonzada” hace poco de que no hubiera una placa que recordara a las víctimas del terrorismo de Gijón, de un atentado de 1989 que no es el presente precisamente. Me parece muy loable el homenaje a los asesinados por el Grapo, ¿por qué los del franquismo son distintos? Me sé de memoria los argumentos de los críticos con la llamada Memoria Histórica, que si solo se ocupa de un bando (es falso, pero la proporción de desaparecidos de uno y otro es abismal). La cuestión es ¿por qué tantos conservadores se resisten a ver a los represaliados del franquismo como sus muertos? Solo los miserables no sienten a las víctimas del terrorismo como suyas, ¿qué son los que hoy en día sienten indiferencia ante las de la dictadura? Todos son nuestros muertos, salvo para los cómplices, claro.


No para cualquiera (08-09-11)

No hay comentarios: