sábado, 15 de octubre de 2011

El presidente indeterminado


Simplificándolo mucho, el principio de indeterminación de Heisenberg establece que, a niveles microscópicos, la física clásica no funciona y no es posible observar la velocidad y posición de una partícula porque la propia medición la altera. Los resultados electorales nos obligan a analizar Asturias mediante la mecánica cuántica; tenemos un gobierno sostenido por un partido diminuto y con exigua mayoría; pero, además, se reduce aún más en la práctica porque ninguno de sus militantes o diputados tiene ninguna idea propia y toda su ideología se limita a seguir lo que diga una sola persona, el presidente. Y punto.

Así la partícula Cascos no tiene una trayectoria definida en el sentido de la física de Newton y se nos aparece a menudo en dos sitios a la vez. Sobre la deuda de Asturias ya ha dicho que teníamos unas cuentas excelentes, después un pozo sin fondo, luego que el Estado nos debe millardos, ahora que nuestra calificación es la mejor y porque no tenemos un régimen foral que si no nos salimos. Con absoluta naturalidad nos ha descrito que se propone crear empleo destruyéndolo, que siente gran respeto por los trabajadores de RTPA a los que luego su consejero llama “loros”; nos asegura que existe una confabulación contra él urdida por el PSOE y el PP pero pacta con los segundos en Gijón y otros concejos. Ha dicho que el 15M es fruto de las malas artes de Rubalcaba pero también que es su partido quien recoge el espíritu de los indignados; nos jura que solo tiene Asturias en la mente pero cada fin de semana parte a Madrid para tratar de hacerse un hueco en la capital. Todo incertidumbre.


2 comentarios:

Pisciotta dijo...

Muy bien traido Braking Bad - Heisenberg - la física cuántica y el Presidente de tu Comunidad Autónoma.

Me he reído aunque es más de llorar. :)

Lordo dijo...

Premio para ti, por pillar el guiño.