jueves, 17 de noviembre de 2011

Hacer lo que hay que hacer


Lo maravilloso de las declaraciones de Cospedal sobre su advertencia de futuras protestas cuando el gobierno de Rajoy haga “lo que hay que hacer” es la tautología. De hecho al presidente popular le encantan, son una constante en sus discursos, cuando recuerda que “lo que preocupa a los españoles es lo que preocupa a los españoles”, o nos explica que para crear empleo hay que facilitar las condiciones para crear empleo; por eso va a hacer “lo que hay que hacer”. Hemos de decir que el discurso de Rajoy está en plena sintonía con lo que desde hace unos años nos explican las voces más autorizadas de la economía financiera. Se deben hacer “los deberes” y para que la situación remonte lo que es necesario es “tomar las medidas necesarias”. Son todo perogrulladas, pero muy eficaces; de hecho todos los análisis electorales coinciden en que el PP va a ganar las elecciones porque las va a perder el PSOE y toda la estrategia se Rajoy en la última legislatura se ha centrado en ese objetivo, no decir ni hacer nada, mientras se quema el adversario.


Cospedal nos ha dicho que algunos van a protestar pero será por vicio, por dar la lata y llamar la atención; y, además, seguramente sin saber por qué, ya que, a lo mejor, Rajoy se pone a hacer lo que hay que hacer pero sin decir qué y los que protesten lo harán por algo que no es lo que se imaginan, sino otra cosa, qué sé yo. Lo cierto es que a Rajoy no se le podrá recriminar no haber cumplido su programa electoral porque lo iremos descubriendo sobre la marcha. Será lo que tenga que ser, subiremos arriba y bajaremos abajo, lo volveremos a repetir.




No hay comentarios: