jueves, 24 de noviembre de 2011

Hipocresía luterana



Hay que salir a defender a Rajoy, aún a su costa. No puede ser que propios y extraños le reclamen decisiones y adelanto de plazos cuando aún no ha tomado posesión de la presidencia. Lo máximo que se le puede pedir a Rajoy es que diga ya quién será su ministro de Economía; el resto de presiones y recomendaciones de agencias de calificación son intolerables. Cierto es que fue Rajoy quien aseguró que el problema de España no era más que una cuestión de desconfianza ante ZP y que con unas elecciones se resolvería todo por arte de magia. Bueno pues no, ahí siguen los ataques especulativos, pese a la abrumadora mayoría absoluta que pidió, literalmente, para enviar un mensaje a los mercados.

La ventaja de la victoria popular es que todos, por fin también sus estrategas mediáticos, podremos debatir el verdadero problema de la crisis que no es otro que la configuración actual de la UE. La oposición popular ha perdido muchos años culpando de todo en exclusiva a ZP y puede que mucha gente lo haya creído así. Es hora de rectificar. Ayer, Merkel volvió a negarse a apoyar los eurobonos, la única solución a corto plazo para los problemas de deuda de los países periféricos que amenazan ya con tocar a Francia. Con un rigor luterano bastante equivocado, la canciller insiste en que los problemas no se arreglarán con la intervención de un banco central. Pero sucede que también ayer Alemania tuvo problemas para colocar un tercio de su deuda, y en la subasta su Bundesbank pujó por el 40% de las ventas. Luterano, calvinista o católico, el “haz lo que te digo y no lo que yo hago” es pura hipocresía. Un juego muy peligroso.





*El vídeo es un gag eliminado del montaje final de El sentido de la vida, de Monthy Phyton. Iba a ir justo después de otra de las mejores escenas de la película; cuando el matrimonio protestante critica a los prolíficos católicos y el marido dice que puede ir en cualquier momento a la farmacia a comprarse un condón para echar un polvo. Su mujer le responde ¿por qué no lo haces?

No hay comentarios: