viernes, 23 de diciembre de 2011

47 millones*


Un paisano le contaba a un compañero el otro día su propia solución para salir de la crisis. Era sencilla y barata. Se trata de presupuestar en el Estado tantos millones de euros como habitantes tiene el país; unos 47; y luego repartirlos. Un millón de euros para cada español; para que cada cual pague sus deudas, que circule el dinero y regrese el consumo. Es una locura; aunque quizá si la escucha Benigno Blanco le preste atención, porque no hace mucho que pedía que los padres de familias numerosas pudieran votar como tutores por su hijos menores. Con una prole abundante le saldría un buen pico. Pero no, no es posible, se dispararía la inflación en apenas unas horas, el café que por la mañana costara un euro veinte, por la tarde podría valer miles.

Es una locura de propuesta, ¿están siendo cuerdas, en todo caso, las que hemos visto aplicar en Europa en los últimos años? Además de los ajustes salvajes que han congelado las economías periféricas hasta empujarlas a la recesión; toda la política monetaria del BCE se ha enfocado en exclusiva a financiar los agujeros de las entidades bancarias. Ayer se inyectó liquidez sin freno a los bancos con un jugoso interés para que inviertan en deuda pública; y luego a ver si vuelve el crédito a las empresas.

No digo que sea una mala idea; ni que la propuesta del paisano sea juiciosa; pero sí que hace tiempo que toda la política económica se centra en mantener los privilegios de la misma casta financiera que ha traído esta crisis, mientras que se da la espalda a los ciudadanos a quienes solo se les exigen más y más sacrificios. Y eso está poniendo en riesgo la legitimidad de nuestras democracias.

No para cualquiera (22-12-11)

*Serían billones como bien me han indicado en los comentarios.

No hay comentarios: