jueves, 15 de diciembre de 2011

Arte degenerado


Arte degenerado, es el título de una exposición que organizaron los nazis en 1937 con los cuadros de arte moderno que ellos consideraban símbolo de una sociedad decadente. Bajo cada pieza se ponían textos que la ridiculizaban y también el precio desorbitado que la república de Weimar había pagado por ellos antes de la llegada del gran guía de los arios. Esa exposición recoge a algunos de los pintores cruciales del siglo XX. En España tuvimos algo parecido, la monumental obra Historia de los heterodoxos españoles que culminó Menéndez Pelayo con ánimo de burlarse de ellos, pero que hoy nos sirve para contar que hubo algo más que carcas de la Contrarreforma en nuestra literatura.

En la víspera de la desaparición del Centro Niemeyer, el director de la Agencia de Museos del gobierno de FAC, Francisco Crabiffosse, elaboró su propia muestra de arte degenerado con la lista de autores que habían pasado por el centro avilesino; su catálogo de heterodoxos por los que también se ha pagado un precio desorbitado, y que no representan los valores de esa Gran Asturias que soñaban habría de durar mil años; al menos hasta que llegó la realidad del 20N. De entre todos los ataques de Crabiffosse el que más me llamó la atención es el que dirigió hacia Hugo Fontela, quizás el autor astur más prometedor de este nuevo siglo, que él despachó como “precoz” y para “nuevos ricos” pero dicho en francés “para disimular”. “El chico de Grao”, lo definió. Quizá algún día, cuando se acabe este minireich y no falta mucho, podremos usar las listas negras de FAC para componer una imagen de la verdadera Asturias del siglo XXI. Al fin y al cabo, casi todos estamos en una.


No hay comentarios: