martes, 13 de diciembre de 2011

Nuestras posibilidades


Algún día, cuando se acabe la crisis, podremos recopilar a la manera de los discos de grandes éxitos de una banda de pop comercial los mantras preferidos de nuestros economistas de cabecera que nos han tráido la segunda Gran Depresión. En un lugar destacado tendrán que brillar con luz propia dos: el de que los países de la periferia europea han manejado de forma irresponsable sus presupuestos; y el de que la ciudadanía en general ha vivido por encima de sus posibilidades. Son como esas canciones que, aunque te repelan, se te meten en la cabeza a base de repetirlas machaconamente en la radio fórmula. Y además no son ciertas. España tuvo hasta el 2007 años de superávit en las cuentas públicas, y cualquiera que no pertenezca a la CEOE o a esos fantásticos institutos Business School para pijos sabe que la realidad del mercado laboral español durante los años de bonanza fue de precariedad absoluta, mileurismo, pagos en negro y temporalidad. Además de injustas, las medidas de austeridad son ineficaces, porque llevamos años con ellas y esto no remonta, al contrario, cada vez se frena más el crédito y el consumo. ¿No saben Merkozy y el BCE que no funciona? Por supuesto que sí; pero detrás de estas soluciones que tratan de pasar por técnicas hay motivos ideológicos. Recortes en sanidad y educación no ayudan a crear empleo ni a estimular la economía; pero son una ocasión estupenda de negocio para algunos si se comienza a privatizar área a área. ¿No han sido más bien irresponsables los ejecutivos financieros a los que sí se les regala el dinero público? ¿No son ellos lo que han vivido por encima de nuestras posibilidades?

No hay comentarios: