jueves, 19 de enero de 2012

Circulen


En apenas dos días, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, nos ha anunciado que fiscalizarán a las autonomías que no cumplan los objetivos de déficit y, aún más, que se perseguirá penalmente a quienes superen los límites de presupuesto. Montoro ha hablado de las autonomías así en general, sin concretar ninguna de las que despiertan tanto temor; quizá lo hace por pudor, por eso de que se dice el pecado pero no el pecador; aunque a nadie se le escapa que las más endeudadas son dos gobernadas por su partido desde tiempos inmemoriales, Valencia y Murcia. Esto es un shock porque, hasta ayer, como quien dice, teníamos papado que la culpa en exclusiva de la crisis era de Zapatero y de su nefasta gestión llena de improvisaciones.

En el debate electoral con Rubalcaba, Rajoy explicó que, para salir de la crisis, hacían falta tres cosas: cambiar de gobierno, formar un ejecutivo con gente capacitada, y tener un plan. Lo primero se ha logrado sin duda, lo segundo es más discutible, lo tercero sí que no está nada claro. Y no es solo porque el PP se haya desdicho en tres días de su anuncio de que jamás de los jamases subiría los impuestos; sino que cada comparecencia de Rajoy (nunca en rueda de prensa sino acompañando a algún procer europeo), se salda con comentarios de que lo que hoy es así mañana podría ser de otra manera y que como le digo una cosa le digo la otra. Todo esto puede parecer un cúmulo de incoherencias pero no lo es, porque vivimos un tiempo en el que Fraga se ha despedido como un gran demócrata inmaculado de toda la vida; y en el caso de la trama Gürtel quien está en los tribunales es el juez instructor, Baltasar Garzón. Circulen.



*La foto del policía lanzando gas pimienta a estudiantes en California, tiene su propio meme.

No hay comentarios: