martes, 20 de marzo de 2012

Otra película


Con distintos matices las encuestas que se han ido publicando la semana pasada sobre las elecciones de este 25 de marzo en Asturias lo que plantean es una división casi al 50% entre el electorado de izquierda y derecha. Las hay que auguran una suma suficiente para repetir un gobierno de PSOE e IU; y las hay que, pese a contar con una victoria socialista, pronostican que la suma que será suficiente será que logren PP y FAC. Pero eso me parece que da muchas cosas por supuestas.

No se puede negar que el PP ha movido muchas fichas para tratar de facilitar ese acuerdo. La némesis de Cascos en esta historia, el exalcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, ha sido desplazado a la Delegación del Gobierno; y como candidata ya no está un icono del gabinismo como Pérez Espinosa, sino un icono del casquismo que es Cherines . Tan icónica es que, siendo todavía síndica, se manifestaba no hace tanto en Valencia de Don Juan por el retorno del amado líder. Es decir, si las matemáticas lo permiten, realmente hay muy pocas excusas para que los conservadores no una fuerzas en un ejecutivo estable.

Ahora bien ¿bastarían las matemáticas? ¿cómo mantendría Cascos su discurso del PPSOE y la sumisión sucursal a Madrid si pacta con Cherines ? Es cierto que nuestro presidente actúa por impulsos no muy racionales y que por las tardes trata de convencernos de que es negro lo que por la mañana aseguraba que era blanco, así que no nos extrañaría el acuerdo.

En todo caso, aunque se fraguara el pacto ¿qué garantía hay de que, en unos meses, no le dé otra venada y rompa el acuerdo? Porque, además, la unión de PP y FAC solo tiene un final posible, la desaparición de uno de los dos. O se consolida un partido regionalista o vuelve a ser absorbido por la casa madre. Genial para una película, pero no para lo que necesita Asturias.

No hay comentarios: