sábado, 28 de abril de 2012

TSJAyazo



Apenas una hora antes de que se constituyera el parlamento de la IX legislatura asturiana se anunció la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) que anulaba el voto emigrante de la circunscripción occidental (pocos más de 300 sufragios) y contradecía la postura de la Fiscalía y las decisiones de las juntas electorales provincial y central de conceder un diputado más al Psoe en detrimento de Foro Asturias. El letrado mayor de la Junta instó a seguir la sesión con un diputado menos, con 44, y nadie tomará posesión del escaño del desempate hasta la decisión del recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. De todas formas, aún sin esa sentencia reclamada por el Psoe, el nuevo presidente se elegirá a mediados de mayo o la cámara tendría que disolverse de nuevo.

De toda esta maraña lo relevante es el cuándo, una hora antes de formarse la Junta, porque la sentencia del TSJA alteró, para bien o para mal, la constitución de la mesa del parlamento. 24 antes, es decir un día, todo andaba muy revuelto todavía. Desde el lado derecho se llegaba con la resaca de la ruptura del pacto entre PP y FAC al anunciar Mercedes Fernández que optaría a la presidencia. Cascos aseguró que el acuerdo sería que el Ejecutivo era para él y la presidencia, pero la del legislativo, para el PP.  Tanta distancia les separaba al sentarse en la cámara que, cuando forzados por la noticia del tribunal, los partidos acordaron dar un asiento de la cámara a cada grupo con representación, Mercedes Fernández explicitó desde su escaño que hubiera deseado apoyar a uno propuesto por Cascos. Lo lógico es pensar que así lo hizo porque mantiene su decisión de optar a al presidencia del Gobierno ella misma y que es Foro quien no reclamó, a cambio, la Junta. Quién sabe porque, como en Perdidos (Lost) el desarrollo de esta nueva legislatura asturiana abre más tramas de las que puede llegar a resolver en un solo capítulo final.

Y es que en el lado izquierdo, a tan solo una jornada del fallo del TSJA, IU se aferraba al acuerdo con el PSOE que le daba la presidencia de la Junta y que UPyD vetaba. Su apoyo era necesario en el caso de que finalmente FAC o PP presentaran candidato, de común acuerdo o por separado, y se votaran el uno al otro. En esa discusión hubo amenazas graves respecto al pacto total de investidura. Tras formarse la cámara todos los partidos se alegraron de que hubiera un reparto tan plural de la mesa pero lo cierto es que fue una circunstancia forzada por la irrupción repentina del TSJA en el parlamento, sin tricornio claro, pero con puñetas y que esta vez exigió que no se sentara, coño, uno de los diputados. Y literalmente así fue porque la silla del ex alcalde de Cudillero, Francisco González, se quedó vacía. El TSJAyazo.   

Ahora se dirime en el Constitucional si prima, por así decirlo, el derecho fundamental al sufragio o la literalidad de la ley, por cierto muy mal creada bajo responsabilidad de José Blanco; expertos de la Universidad de Oviedo aseguran que la jurisprudecia allí apoya el amparo del Psoe. La fiscalía, en Asturias y también en el Constitucional, coinciden en reclamar ese punto de vista. Repetir el voto emigrante, sería un absoluto derroche de medios, solo podrían participar los que hubieran reclamado su petición de voto para el 25 de marzo y, para el electorado la decisión se limitaría a dos candidaturas decisivas Psoe o FAC; además 300 voluntades concretas son más arteramente fáciles de persuadir que la anónima masa de una circunscripción. Por decirlo suavemente.

El tiempo, el tiempo es la clave de todo este asunto, alguien quiere ganarlo a toda costa y arañar cada minuto. Pasa también que otro tiempo, el meteorológico, nos tiene atenazados. Desde fuera no se nota y los que aquí viven no se acordarán dentro de rato. Pero durante el transcurso del folletín iniciado tras las elecciones no ha parado de llover. Apenas un día, unas horas, y la lluvia regresa siempre intempestiva y fuerte. Vivir aquí es andar al acecho, atechándose al instante, en todos los órdenes de la vida.







No hay comentarios: