viernes, 4 de octubre de 2013

La vergüenza y la hipocresía

Hoy el ABC nos despierta con una portada contundente, de las que no nos llevan a equívocos y quieren llamar a las cosas por su nombre, es ésta:



El diario recoge las declaraciones del Papa Francisco quien, ante el naufragio de Lampedusa, describió con esas palabras, "vergüenza, vergüenza", lo que allí había ocurrido por enésima vez. Es importante usar bien las palabras. Aunque es curioso en el caso del ABC que suele preferir otra: Avalancha.












Cuando no es una "avalancha", es un "asalto". Atención a las denotaciones de ataque, de agresión, de fénomeno natural destructivo.

Por no hablar del "efecto llamada", que también se usa, aquí o aquí, aunque hay muchos más ejemplos, tiene hasta una entrada en la wikipedia dedicada al Partido Popular.

Que la inmigración es un problema complejo que no tiene soluciones sencillas se nos alcanza a todos. Pero empezar por usar un lenguaje correcto, que no trate de exaltar la xenofobia, eso sí que es sencillo y no tiene ninguna complicación.

No hay comentarios: