martes, 5 de noviembre de 2013

Guía del Asturestopista Galáctico



Ésta es una guía para los que no son de Asturias. Los asturianos, así en general, lo saben todo, tienen una opinión sobre todo firmemente consolidada, saben qué alineación debería elegir el seleccionador nacional de fútbol y también la de cualquier equipo de cualquier categoría de cualquier liga de cualquier continente, saben perfectamente la diferencia entre una lengua y un dialecto y lucharán a machete para defender su postura, también saben lo que había antes del Big Bang y sea lo que sea lo que explique el bosón de Higgs. Ya lo sabían. Así que si eres asturiano esta guía no te hará falta y si la lees pensarás que está equivocada, pero que no se diga que no lo advertí.

Empecemos por ubicarnos. Asturias está en el norte de España, ahí, ahí, entre lo único que se sabe que existe en el norte de España que es Galicia y el País Vasco. Asturias es lo de la sidra, donde las vacas, donde los mineros y eso. Tiene muchas montañas y llueve sin parar en cualquier época del año.

Asturias ha salido mucho en los medios de comunicación nacionales estos días porque se ha roto el acuerdo de legislatura que mantenían tres partidos del parlamento asturiano después de que no se aprobara una propuesta de reforma electoral. Esta guía debe servirte para poder comentar el tema como un pro sin temor a hacer el rídiculo como un tertuliano televisivo.


¿Va a haber elecciones anticipadas? No, no las va haber. La ley ya lo pone bastante difícil porque se ha cruzado el ecuador de la legislatura y aunque es posible es altamente improbable. Además el actual presidente, Javier Fernández (del Psoe) ya ha dicho expresamente que no se convocarán. Asturias ya tuvo recientemente unas elecciones anticipadas que se convocaron después de que el anterior presidente, Francisco Álvarez Cascos fuera incapaz de sacar adelante el presupuesto.

¿Se va a aprobar entonces el presupuesto de 2014? No se sabe todavía, pese a la ruptura del acuerdo de legislatura entre Psoe, IU y UPyD, las tres formaciones han reiterado que no se han cerrado a la negociación, que primero tendrán que mirar los números que aparezcan en esas cuentas y entonces ya se verá.

¿Se queda el gobierno asturiano en minoría? Sí, pero es que ya estaba en minoría. El actual gobierno de Asturias es del Psoe en solitario. A pesar de recibir el apoyo de IU y UPyD en la investidura, ninguno de los dos partidos entró a formar parte del Ejecutivo. No había pacto de gobierno, no lo había, no insistan. En toda la legislatura el gobierno socialista siempre ha estado en minoría aunque había un pacto que trataba de garantizar una cierta estabilidad.

¿Por qué había un pacto de legislatura? Porque después de las últimas elecciones anticipadas las fuerzas parlamentarias quedaron muy (pero muchísimo) repartidas. El parlamento asturiano tiene 45 escaños, después de los comicios de marzo de 2012, el Psoe se quedó con 17, Foro Asturias 12 (y ambos grupos pleitearon hasta la extenuación por un escaño en los tribunales y la Junta Electoral), PP 10, IU 5, y UPyD 1. La situación de suma de partidos era de 22 para la izquierda y 22 para la derecha con el desempate en UPyD. El acuerdo se logró después de unas larguísimas negociaciones a tres bandas entre Psoe, IU y UPyD mientras PP y Foro hacían todo lo posible por echarse la culpa el uno al otro de no llegar a ningún acuerdo.

¿Va a haber moción de censura? Pues seguramente no, los grupos de la derecha, Partido Popular y Foro Asturias necesitan la aniquilación del contrario para sobrevivir pues el segundo es una escisión a mala baba del primero. Ya tuvo la oportunidad de gobernar durante un año y el grupo de Francisco Álvarez Cascos logró enemistarse con propios, ajenos, aledaños y lo que pasara por allí. Así que urgía de forma muy importante el acuerdo de tres grupos para garantizar una mínima normalidad política.

¿Tan tremendo fue el gobierno de Cascos? Si se sumara la visión de ordenación del territorio de Mordor, la política diplomática del Imperio de los Sith y las maneras en el trato de los cenobitas de Hellraiser, serían mejor y más dulces que el gobierno de Álvarez Cascos. Además, Cascos nunca ganó en número de votos, ni siquiera cuando logró el gobierno, sino que sumó más escaños gracias al reparto de Asturias en tres circunscripciones electorales.


¿Por eso se iba a aprobar una reforma electoral? Pues en parte sí, se trata de una vieja aspiración de IU y una demanda clara de UPyD. Casi el 80% de la población asturiana se concentra en la circunscripción central y ambas fuerzas se ven perjudicadas por el reparto de escaños en tres. Así que cuando se logró el acuerdo de legislatura ese fue uno de los puntos tratados, pero no por IU (que cambió el apoyo por la designación de un senador autonómico, que le correspondía al Psoe y que fue para Jesús Iglesias) sino sólo por UPyD. El acuerdo incluía que esa reforma debía aprobarse por "una mayoría reforzada".

¿Quién rompió el acuerdo? Esto está muy abierto a la interpretación. Desde el principio, el Psoe (que se vio arrastrado a una reforma que no desea) señaló que, para salir adelante, esa reforma debería contar con, al menos, el apoyo de uno de los dos grupos conservadores (PP o Foro) porque la norma vigente había sido aprobada por unanimidad. Tanto Foro como PP se han negado en redondo a cualquier reforma, los primeros porque quieren mantener a toda costa las tres circunscripciones y los segundos porque tiene como solución mágica reducir el número de diputados en el parlamento asturiano de 45 a 35, el mínimo que marca el estatuto. El Psoe insiste en que no ha roto nada porque "mayoría reforzada" significa que debe ser mayor que la mitad más uno. Desde IU y UPyD, sin embargo, siempre han resaltado que la mayoría absoluta, en este caso los 23 escaños que sumarían los tres grupos, es mayoría reforzada de sobra.

Pero no contestas, ¿quién rompió el acuerdo? Es que no tiene una contestación clara. Es obvio que el Psoe no quería hacer esa reforma porque es un partido favorecido por el sistema actual, la búsqueda del consenso con grupos conservadores es un argumento brillante pero que no se sostiene en realidad y, pese a todo, puede hacer una interpretación literal de los términos del acuerdo que respaldan su postura. Es que es así. Además, pese a que UPyD advirtió ciertamente de que la no aprobación de la reforma tendría consecuencias también ha pesado y mucho la coincidencia de esa votación con la víspera del congreso en que su líder nacional ha sido reelegida con el 93% de los votos. No se logra tanta atención en los telediarios por ganar un congreso a la búlgura como por romper un acuerdo en una comunidad autónoma. Y pese a que IU ha sido, desde siempre, la fuerza que ha reivindicado esta reforma lo cierto es que no se molestó en incluirla en ninguna negociación al comienzo de la legislatura. No hay ningún pacto con IU al margen de la cesión del senador. En este asunto IU ha ido a rastras de UPyD en un tremendo ataque de cuernos y además convencidos, por muchas encuestas, de que a largo plazo le van a comer buena parte del electorado al Psoe en Asturias.

¿Se trata de reforzar el bipartidismo? Pues la verdad es que no. No, no lo es. Pese a que el Psoe y el PP son beneficiarios netos del actual sistema electoral nunca ha habido bipartidismo, en el sentido en el que se habla en España, en Asturias. Desde los inicios de la democracia el parlamento asturiano ha tenido una pluralidad de grupos muy muy variada, incluso con grupos nacionalistas. Realmente no se puede hablar de alternancia tipo Restauración entre Psoe y PP porque el PP sólo ha gobernado una vez y también se rompió, con una escisión que dio en un gupo regionalista (URAS), el otro gobierno conservador, el de Foro, es también de una escisión del PP, y buena parte de los gobiernos del Psoe lo han sido con el apoyo de IU, incluso dentro del gobierno, durante varias legislaturas. IU ha gobernado en Asturias. En el parlamento asturiano siempre ha habido de un mínimo de tres grupos hasta cinco partidos, las mayorías absolutas han sido excepcionales y lo normal, lo habitual, es llegar a pactos y a acuerdos.

¿De qué iba la famosa reforma? Esencialmente se trataba de hacer un reparto más equitativo entre el número de votos y la asignación de escaños aunque no necesariamente reduciendo de tres a una las circunscripciones. Incluso se llegó a hablar de ampliarlas. Pero la reforma iba más allá, también incluía la obligatoriedad de primarias en los partidos y la celebración de debates electorales, o el voto anticipado. Puedes leer el dictamen de la comisión que lo estudió y la proposición final (PDF). 

¿Cuál es la conclusión? La conclusión la pones tú. No te olvides la toalla si viajas por el espacio y te vendría bien un paraguas si vienes a Asturias.





 

No hay comentarios: