domingo, 16 de septiembre de 2018

Haber estudiao más o menos


“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”; esta afirmación que debe de sonarles revolucionaria, radical, extremista, buenista y todo eso, es en realidad el artículo 35 de la Constitución. Fíjese más allá de la expresión bolchevique de que todo el mundo, cualquiera, debería poder trabajar que, además la ley bolivariana esta asegura que debería poder hacerlo con unos ingresos suficientes para mantenerse. No sólo el que trabaja, sino toda su familia. Un sindios, el desastre para una economía seria de esas que tienen el respaldo decente de los doctorandos de la London School of Economics y la gente que sabe.
            Afortunadamente el Gobierno tiene referencias más realistas como son las tesis de la patronal española, que sabe mucho más que la Constitución. Así su presidente, Juan Rosell, nos lleva explicando desde hace tiempo que hay por aquí demasiados derechos, prácticamente privilegios de desharrapados que se empeñan en oprimir a los pobres emprendedores creadores de empleo, y que habría que ir pensando en reducirlos que así no hay manera de pagarse el yate. Dice el último informe de UGT de Asturias que la mitad de los desempleados de la región no recibe ningún tipo de prestación y que de los que tienen un empleo, sobre un 10% no les alcanza el salario para vivir. Esto es un país con más de la mitad de la población menor de 35 años en paro; donde a veces se nos dice que es que los jóvenes no están suficientemente formados y que por eso no encuentran trabajo, y otras veces que es que están demasiado formados, que es que a todos les dio por estudiar una carrera universitaria a lo bobo y ahora no hay dónde colocarlos. Puede parecer contradictorio, pero al fin y al cabo, la lógica de la crisis ha sido que para dejar de destruir empleo lo mejor sería facilitar el despido y que España es un país sumido en el derroche del gasto público a pesar de que llevaba presentando superávit en sus cuentas públicas durante una década hasta el año en el que estalló la crisis.
            Y mira que es raro que la gente se esté quejando de que no hay curro y que el que encuentra es miserable y precario cuando todas las cifras macroeconómicas nos dicen que todo va estupendamente. Nos lo dicen las mismas personas que han gozado del rescate financiero, o el de las autopistas radiales de Madrid ideadas por Cascos que luego no funcionaron bien; o incluso los que tenían empresas de escoltas en el País Vasco y como ahora ETA no comete atentandos pues hay que echarles una mano. Que la Constitución dice una cosa pero habrá que hacer otra porque nosotros somos firmes defensores del consenso constitucional; y que hay un exceso de gasto público y por eso nos vamos a llevar la mayor parte de ese gasto a beneficiar a los que ya son extremadamente ricos; y que quizá a todo esto no le encuentra la coherencia pero eso será su problema. Haber estudiao, o haber estudiao menos.

2 comentarios:

maydavid dijo...

Very interesting, Wish to see much more like this. Thanks for sharing your information!


coupon code

dealmecoupon dijo...

Very Nice Post, I learned a lot through it. Thanks for posting.
Further Information